Historia

En el año 1960 Joaquim Brasó crea una compañía dedicada a la cerámica decorativa y publicitaria y a la porcelana doméstica ornamental.
Dentro de esta actividad cabe también la venta y fabricación de hornos de cocción industrial, para cerámica esmaltada, con exclusivos tratamientos térmicos. Su vocación daba siempre un óptimo resultado en cuanto a la calidad de los productos.
Esto fue transmitido a sus descendientes y perdura hoy en día. Fue en el año 1980 cuando la segunda generación cogió las riendas, especializándose en la elaboración de vajillas para la hostelería profesional, concretamente la del sector de los torrefactores de café.

AÑO 2000:

Nace el futuro de Sant Pancraç.En el año 2000 se inauguran las nuevas instalaciones de fabricación en Rubí con el objetivo de seguir investigando e innovando para crear las mejores vajillas del mercado.